jueves, 21 de abril de 2011

Ángeles Gulín Domínguez Soprano de Ribadavia

 ÁNGELES GULÍN DOMÍNGUEZ, “PALOMA”

Ángeles Gulín Domínguez, nació en Ribadavia, en 1939, en el seno de una familia con una larga trayectoria musical.

Siendo niña emigró con sus familiares a Uruguay llevando consigo las lecciones impartidas por su padre, director de banda, y el sobrenombre con el que fue conocida cariñosamente: “Paloma”.
En el conservatorio de Montevideo realizó los estudios musicales y en el año 1958 debutó en la capital uruguaya con la interpretación de la “Reina De la Noche” en la Flauta Mágica. Allí se casó con el barítono Antonio Blancas y juntos volvieron a Europa instalándose en Alemania en el año 1965. durante varias temporadas la pareja Gulín-Blancas formó parte del elenco estable de la Ópera de Dusseldorf.

En el año 1968 y con el deseo de ganar el concurso “Voci Verdiani” en Busseto, se trasladó a vivir a Italia y desde allí comenzó su proyección más internacional: Covent Garden, La Fenice, Carnegie Hall y Metropolitan quedaron asombrados al escuchar” una de las más sensacionales voces de condición lírico-spinta de España”, según la definió el crítico Fernández Cid.

Ángeles Gulín


La relación con la música española, fueron abundantes sus representaciones en el Teatro de la Zarzuela de las obras de su género lírico. Tuvo éxitos clamorosos en el Liceo barcelonés con La Gioconda y Aida que se repitieron en Madrid cuando cantó La Vida Breve en el Teatro Real.

En 1981 una grave enfermedad la apartó de los escenarios. El 10 de octubre del 2002 su voz de extraordinaria potencia y belleza se apagó para siempre.

http://www.ribadavia.com/personajes6.htm

Ángeles Gulín


Ángeles Gulín
La música de Giuseppe Verdi es fundamental en la historia de la ópera y para mí, particularmente, fue de vital importancia, ya que mis características vocales se adaptaban perfectamente a su música teniendo la satisfacción de haber participado en el estreno en época moderna de varias de sus óperas, como Stiffelio ­después de cien años de olvido­, Il Corsaro y Oberto, Conte di San Bonifacio.

http://www.abc.es/cultural/dossier/dossier45/fijas/dossier_006.asp


LIGAZONS

Aportación de Alejo Amoedo
En el siguiente enlace, la podemos escuchar junto a Plácido Domingo
http://www.youtube.com/watch?v=lqRTCNzf0sA

Ángeles Gulín
http://www.operasiempre.es/category/artistas/carmen-decamp/

Aportación de Xose Docampo
http://lazarzuela.webcindario.com/BIO/gulin.htm

4 comentarios:

  1. Ángeles Gulín. Hay que hacer una campaña para que el Teatro de la Ópera, iniciado en la Ciudad de la Cultura, si se finalizan las obras en los próximos años, sea bautizado como "Ánxeles Gulín". Hay que hacer que dar a conocer a esta gran soprano entre las gentes de nuestra tierra.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo Alfonso, aquí aporto mi granito de arena. Ante cualquier iniciativa la página se une. Puedes ver también referencias sobre ella en esta otra página, que viene a ser la misma en otro formato:
    https://www.facebook.com/media/set/?set=a.378462541366.164829.324534291366&type=1

    ResponderEliminar
  3. Thank you very much for writing such an interesting article on this topic. ... It was very useful for me. Thanks and GOD BLESS!

    ResponderEliminar
  4. Estoy haciendo gestiones de nuevo para que Galicia, sus autoridades políticas, reconozcan la importancia de nuestra soprano y que le dediquen algún homenaje permanente (pienso en la Ciudad de la Cultura, en Gaiás (Santiago). Por mi cuenta, me he dirigido últimamente al Conselleiro de Educación y Cultura, y al Presidente de la Diputación de Orense (ella era orensana, de Ribadavia), haber si logro conseguir para ella lo que merece. En Galicia no podemos seguir siendo olvidadizos y tenemos que honrar a aquellos hombres y mujeres que hicieron grandes cosas en nuestra tierra y por el mundo adelante. El viudo de nuestra cantante, D. Antonio Blancas, con quien he intercambiado algunos correos, no dudo que colaboraría en ese homenaje. Antonio Blancas, barítono de gran voz, tiene grabaciones con ella. Les recomiendo una: La leyenda del beso, del maestro Soutullo.

    ResponderEliminar